FANDOM


Constitución de la Birrepública de Hispanova.

Título I: Del Pueblo y el Territorio de Hispanova Editar

Capítulo I: Del Territorio

Artículo I. El territorio de la Birrepública de Hispanova está conformado por todos los territorios aportados o reclamados por sus ciudadanos y su Estado y por los medios digitales que facilitan su administración y la comunicación entre los ciudadanos.

Artículo II. El territorio de la Birrepública de Hispanova se dividirá en dos Repúblicas; una República Española, que comprenderá los territorios y los ciudadanos que se encuentren en el macroestado del Reino de España, y la República Hispanoamericana, que comprenderá los territorios y ciudadanos que se encuentren dentro de los macroestados americanos hispanohablantes.

Artículo III. Cada República, a su vez, se divide en microrregiones, y cada microrregión comprende una porción del territorio separada de los demás y contiene a todos los ciudadanos que en ella habiten.

Artículo IV. Se considerará propiedad del Estado y capital de la Birrepública de Hispanova el foro principal donde se desarrollen las Asambleas y el ejercicio del Gobierno.

Capítulo II: De la Ciudadanía

Artículo V. Es ciudadano hispanovita todo aquél que haya sido aceptado como tal por la Asamblea General y que jure ante la misma no ejercer en la Birrepública ningún interés ajeno ni perjudicial a ella.

Artículo VI. Todo ciudadano tiene derecho a opinar libremente y a expresar sus opiniones dentro y fuera de la Birrepública con el patrocinio y la protección del Estado.

Artículo VII. Todo ciudadano tiene derecho a un voto en las asambleas que le correspondan.

Artículo VIII. Todo ciudadano tiene derecho a que sus opiniones e intereses sean escuchados por los Cónsules y representados por ellos en comunicados oficiales, en las Asambleas y ante otras micronaciones.

Artículo IX. Todo ciudadano hispanovita tiene derecho a postularse para el consulado de su República.

Artículo X. Todo ciudadano hispanovita puede apelar ante los Cónsules para la resolución de conflictos jurídicos o políticos dentro o fuera de la Birrepública.

Título II: Del Gobierno Editar

Capítulo III: Del Poder Ejecutivo

Artículo XI. La Birrepública será representada intermicronacionalmente por dos Cónsules, encargados de la ejecución de las leyes y de transmitir y hacer valer los derechos y opiniones de los hispanovitas ante la Birrepública y el mundo.

Artículo XII. La Asamblea Común de cada República, contando con el voto de todos sus ciudadanos integrantes, elegirá a su propio Cónsul de entre los candidatos auto-propuestos voluntariamente, que nunca podrán votar por sí mismos. Al estar el Cónsul electo ausente, el candidato más cercano a él en votos será Cónsul Sustituto, o en su defecto lo será un miembro de la República correspondiente nombrado por ambos Cónsules en acuerdo.

Artículo XIII. Los dos primeros Cónsules de la Birrepública serán electos al mismo tiempo y se sorteará cuál de ellos debe abandonar su cargo tras el primer mes de gobierno, y la República que lo haya elegido volverá a elegir a un Cónsul.

Artículo XIV. Cada mes, se renovará uno de los Cónsules, siendo el mandato de cada Cónsul de dos meses sin posibilidad de reelección inmediata, requiriéndose de un período mínimo de dos meses desde su salida hasta su próxima candidatura.

Artículo XV. Corresponderá a los Cónsules:

1º La representación de la Birrepública, de sus ciudadanos y de su Gobierno, ante otras micronaciones.

2º El veto de las leyes que, tras varios debates, permanezcan en situación de empate.

3º La administración de los medios de comunicación del Gobierno.

4º La administración de los foros y medios digitales que facilitan la comunicación entre los ciudadanos.

5º La ejecución práctica de las leyes y la disposición de las normas necesarias para el cumplimiento de las mismas.

6º La comandancia de las Milicias y la regulación de las Fuerzas Cibernéticas de Defensa.

7º La presidencia de la Asamblea Común de la República que haya elegido al respectivo Cónsul.

8º El veto de las acciones del otro Cónsul que no hayan sido sometidas a referendo, resultando en una aprobación popular.

9º La convocación de referendos cuando se los crea convenientes y a disposición de ambos Cónsules en mutuo acuerdo o a disposición de uno solo cuando deba deshacerse del peso del veto de su compañero.

10º Disponer conjuntamente el plazo durante el cual se deben emitir los votos válidos de la Asamblea General o de manera individual el plazo para los votos de la Asamblea Común correspondiente a cada Cónsul, no pudiendo fijar plazos menores a los dos días.

11º Declarar a otra micronación como Aliada o Enemiga de la Patria de Hispanova, con consentimiento de la Asamblea General.

Capítulo IV: Del Poder Legislativo

Artículo XVI. Las leyes que rijan a los ciudadanos de la Birrepública serán sancionadas por una Asamblea General compuesta por todos los ciudadanos.

Artículo XVII. Los proyectos de ley serán presentados por cualquier ciudadano ante la Asamblea General, puestos a discusión y votados cuantas veces sea necesario hasta obtener una mayoría simple o hasta que se disponga un veto consular.

Artículo XVIII. Las leyes vetadas de acuerdo al procedimiento establecido en el artículo XV sección 2º no podrán ser re-propuestas hasta pasado un mes de la anterior proposición. Al ser una ley vetada cinco veces, se pedirá que todos los ciudadanos voten, sin limitaciones de tiempo y no pudiendo expresar abstención. Si aún así no se llega a un acuerdo, el proyecto de ley en cuestión no podrá volver a proponerse sino hasta tres meses después de su sexto veto, necesitando que al menos dos ciudadanos la propongan conjuntamente.

Artículo XIX. Solo por proposición de un ciudadano y voto de la Asamblea General, una ley puede ser derogada. El proceso de veto es igual al descrito en el artículo XVIII.

Artículo XX. Corresponde a la Asamblea General recibir las opiniones de los ciudadanos y guiar a los Cónsules en su administración de acuerdo a los intereses del pueblo.

Artículo XXI. Corresponde a la Asamblea General votar, por recomendación de los Cónsules, en toda materia que competa al pueblo de Hispanova en general, incluyendo esto el nombramiento de líderes milicianos, la concesión de honores civiles, la creación de nuevas ramas de la administración, la aceptación o rechazo de adiciones a la ciudadanía, la creación de nuevos medios de comunicación, la proclamación oficial de Aliados y Enemigos de la Patria, etc.

Artículo XXII. Solo obteniendo 3/4 de votos en la Asamblea, entre los que se incluyan a ambos Cónsules, ó unanimidad, excluyendo a uno de ellos, se puede reformar la Constitución siguiendo el mismo proceso que se siguió durante la sanción de ésta, la Primera Constitución. No se puede vetar una proposición de reforma constitucional.

Capítulo V: Del Poder Judicial

Artículo XXIII. Cada República mantendrá su propia Asamblea Común, compuesta por todos sus ciudadanos.

Artículo XXIV. A cada Asamblea Común, presidida por el Cónsul por ella elegido, corresponde juzgar a los ciudadanos de la República a la que pertenece que han sido acusados de infringir la ley tras oír la defensa preparada por el mismo o por su representante legal y la acusación de su acusador o de un representante legal.

Artículo XXV. El Cónsul, ya comprobada la culpabilidad de un ciudadano, propondrá ante la Asamblea Común correspondiente una pena a la que el ciudadano en cuestión deba someterse y, de ser necesario, un plazo para la misma. La Asamblea Común votará para aprobar o no la pena. Se seguirá con este proceso hasta obtener una pena justa para el ciudadano.

Artículo XXVI. La traición, es decir, los crímenes que amenazan la permanencia de la Birrepública, de la Constitución o de una de las instituciones birrepublicanas, incluyendo a uno de los miembros de su ciudadanía, o la armonía entre estas partes, será acusada por uno de los Cónsules o por una agrupación de al menos tres ciudadanos.

Artículo XXVII. La traición será juzgada por la Asamblea General de la Birrepública. Cualquier acusador de traición cuyo acusado termine juzgado inocente será sometido a juicio ordinario. Lo mismo ocurrirá si se declara culpable al ciudadano y eventualmente se prueba que las acusaciones eran falsas.

Artículo XXVIII. Una vez un ciudadano sea declarado culpable de cometer traición, se procederá a borrar sus cuentas en todos los medios digitales de la Birrepública, prohibir la creación de nuevas cuentas con su IP, los territorios por el aportados al Estado dejarán de pertenecer al mismo y pasarán a formar parte de las reclamaciones territoriales hispanovitas, cualquier medio digital por él creado será expropiado por el Estado, y todo honor civil a él concedido será revocado.

Artículo XXIX. Solo un Cónsul o una agrupación de tres ciudadanos pueden proponer retirar de un ex-ciudadano la pena de traición, sometiéndose entonces la propuesta a votación en la Asamblea General.

Artículo XXX. Un ciudadano expiado de la pena de traición no podrá ejercer el derecho a voto durante un mes ni podrá postularse a Cónsul durante tres meses. Estas imposiciones no se aplicarán al traidor probado inocente post facto, cuyos acusadores serán llevados a juicio ordinario, pudiendo ser elevados a juicio por traición por votación asamblearia.

Título III: De la Cultura Editar

Capítulo VI: De la Religión, el Lenguaje y las Costumbres

Artículo XXXI. Todo ciudadano es libre de profesar toda creencia religiosa o filosófica que desee.

Artículo XXXII. El Gobierno no puede verse interferido por intereses religiosos o filosóficos que vayan más allá de la ideología política y amenacen la libertad moral de los ciudadanos.

Artículo XXXIII. No se tolerará el extremismo en las prácticas e ideologías de los ciudadanos, entendido como la imposición violenta de ideologías.

Artículo XXXIV. Se reconoce como oficial en toda la Birrepública de Hispanova la lengua española y todos sus dialectos.

Artículo XXXV. Se permite la práctica de cualquier costumbre que no promueva comportamientos contrarios a la ley y la Constitución.

Capítulo VII: De los Honores Civiles

Artículo XXXVI. Los ciudadanos se deben entre sí respeto mutuo.

Artículo XXXVII. A los Cónsules en ejercicio se les debe respeto y reconocimiento de su magistratura y su representación de la voluntad popular.

Artículo XXXVIII. Uno de los dos Cónsules o una agrupación de dos ciudadanos, que no sean el ciudadano honrado, pueden proponer a la Asamblea General o a la Asamblea Común de una República que otorgue a un ciudadano hispanovita una distinción honorífica en forma de títulos o reconocimientos especiales en su jurisdicción que solo perdurarán mientras la Asamblea correspondiente así lo disponga y no modificará de modo alguno sus derechos ni obligaciones legales.

Artículo XXXIX. A una persona que no puede ejercer la ciudadanía plena, ya sea porque representa intereses externos o porque no desea ejercerla, se le puede conceder, de acuerdo al procedimiento de postulación reglado en el artículo XXXVIII, la Ciudadanía Honoraria o el título de Amigo de la Patria por servicios exaltados al pueblo hispanovita o a la comunidad intermicronacional.

Artículos XL. Los miembros de la Milicia y de las Fuerzas Cibernéticas de Defensa merecen el respeto de la ciudadanía y su plena cooperación en el desempeño del deber.

Título IV: De las Relaciones Exteriores Editar

Capítulo VIII: De la Diplomacia

Artículo XLI. De acuerdo con el Capítulo III, los Cónsules son los encargados de la representación del Estado y el Pueblo frente a otras micronaciones y organizaciones micronacionales o intermicronacionales.

Artículo XLII. Los Cónsules deben asegurar la coexistencia pacífica entre Hispanova y las otras micronaciones, así como mantener los intereses hispanovitas frente a los externos.

Artículos XLIII. Los Cónsules proponen ante la Asamblea General tratados a pactar con otras micronaciones, que la Asamblea ratifica o no mediante votación.

Artículo XLIV. Los Cónsules, por iniciativa conjunta, o un grupo de tres ciudadanos, proponen el nombramiento de una micronación externa como Aliada de la Patria, en cuyo caso se reconoce que se debe solemnidad a dicha micronación y se pueden pactar con ella tratados especiales que mejoren las relaciones entre ella e Hispanova.

Capítulo IX: De la Defensa de la Patria

Artículo XLV. Cuando una micronación agrede a Hispanova y/o a sus aliados, amenazando la permanencia de sus instituciones y/o los derechos de su ciudadanía, es deber de cualquiera de ambos Cónsules o de un grupo de tres ciudadanos proponer ante la Asamblea General que tal micronación sea declarada Enemiga de la Patria y se entre en Estado de Guerra con la misma.

Artículo XLVI. Se deben tomar todas las medidas legalmente permitidas e intermicronacionalmente aceptadas para impedir el correcto funcionamiento de las instituciones de una micronación enemiga e infringir los derechos de su ciudadanía, en tanto la misma apoye las iniciativas agresivas de su gobierno.

Artículo XLVII. Al entrar en Estado de Guerra, se creará un cuerpo de Milicias, y todos los ciudadanos formarán parte del mismo, siendo su tarea la de estorbar los medios digitales de la micronación enemiga y ejecutar las medidas que el Gobierno considere oportunas para cumplir con el artículo XLVI, medidas expresadas a través de decretos consulares.

Artículo XLVIII. Se mantendrá una Fuerza Cibernética de Defensa permanente, cuyos miembros se dedicarán al sabotaje del correcto funcionamiento de los medios digitales de las micronaciones enemigas.

Artículo XLVIII. Corresponde a la Asamblea General, por consejo de los Cónsules o de un grupo de tres ciudadanos, determinar el fin del Estado de Guerra y las condiciones de un tratado de paz.

Artículo XLIX. Toda micronación fundada como iniciativa de un traidor o de un enemigo de la Birrepública con el cual jamás se pacto paz alguna, o que infrinja los tratados firmados por Hispanova, se considerará enemiga hasta que la Asamblea General exprese lo contrario.

Artículo L. Todo ciudadano debe renunciar a su ciudadanía en micronaciones enemigas y no se permitirá a ningún ciudadano de una micronación enemiga obtener la ciudadanía hispanovita hasta renunciar a su anterior ciudadanía, y aún entonces se le privará del derecho a voto hasta finalizado el plazo de un mes o hasta que finalice el Estado de Guerra, lo que ocurra primero.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar